Archivo de la categoría: terrazas

Se abre la temporada de terrazas, la azotea del mercado de San Antón


Terraza Mercado San Antón

Terraza Mercado San Antón

Este sitio lleva una semana y ya está lleno a reventar, gente guapa, modernos, personas mayores, nadie se quiere ir del mercado sin estar un rato en la terraza.

Yo en estilo azotea soy muy de Gaudeamus, que es un poquito menos pretenciosa pero a esta le auguro un éxito total, lleva una semana abierta y ya tienen que poner a una persona que controle la puerta y quepa algo más que un alfiler.

Y para que se vea que tiene caché, te acompañan la bebida con aceitunas gordales,  es que soy una aceitunadicta.

Terraza Mercado San Antón 1

Terraza Mercado San Antón 1

Dirección:

Calle Augusto Figueroa, 24
http://maps.google.es/maps?oe=utf-8&client=firefox-a&ie=UTF8&q=mercado+san+ant%C3%B3n&fb=1&gl=es&hq=mercado+san+ant%C3%B3n&hnear=0xd42287d383766c9:0xad469cc0ed50997d,Madrid&cid=0,0,16719633079011808698&ll=40.422094,-3.697561&spn=0.005717,0.00912&z=16&iwloc=A&output=embed
Ver mapa más grande

Gaudeamus, una terraza en el corazón de Madrid


Esta terraza está ubicada en la azotea del edificio de la UNED, de ahí el nombre de Gaudeamus. Se encuentra en mitad de Lavapies con vistas a las castizas corralas y a la torre de la antigua iglesia de las Escuelas Pías, convertida ahora en la biblioteca de la universidad.

No podría destacarla por la comida, que no está mal pero tampoco me dijo mucho, pero sí por ser un sitio muy agradable para tomarse una cerveza en los veranos de la villa.

Calle de Tribulete, 14,

28012 Madrid‎ – 915 282 594

Hotel Voramar


Este hotel no es el lujo asiático, sin embargo es de los sitios con más encanto de los que he estado. El origen del edificio se remonta a 1887  pero debió utilizarse como hotel en el primer tercio del siglo pasado. Vizcaíno Casas en su libro «hijas de María» lo cita ya como lugar de veraneo de la burguesía valenciana en los años 40.

Cuando lo conocí, hace ya un tiempo, las olas rompían en la barandilla de su terraza, en la actualidad más ecológico y restando un poco de encanto hay una playa.

A parte de hotel tiene restaurante, al que tengo que ir y una cafetería con salida a la terraza a la que soy asidua todos los veranos y los fines de semana en los que puedo huir de Madrid. No hay nada mejor que tomar una parrillada de verduras, unos jalapeños o un sandwich de pollo al curry oyendo el mar.