Pollo con setas e hinojo


El hinojo es una planta de la que se aprovecha todo, el bulbo para cocinar, el tallo y las hojas para aromatizar y las semillas para infusiones y aceite. Su sabor es anisado y sus semillas se usan en infusiones por sus propiedades digestivas.

Es muy fácil encontrarlo salvaje en las zonas mediterráneas, hasta yo que no soy gran conocedora de las plantas soy capaz de identificarlo en el campo y en las zonas costeras y aquí mi pregunta, ¿si es algo bueno y que crece en abundancia en nuestra tierra por qué no lo consumimos más? no lo sé, a mi me costó un montón encontrar el que empleé en esta receta, se les había acabado en mi frutería habitual y encontrar uno fue una gymkana.

pollo con setas e hinojo pollo con setas e hinojo_1 pollo con setas e hinojo_2 pollo con setas e hinojo_3

Ingredientes:

  • 1 muslo y contramuslo por persona, si es de corral muchísimo mejor
  • 1 cebolla
  • 3 ajos
  • 1 bulbo de hinojo
  • 1 hoja de laurel
  • pimienta
  • aceite de oliva
  • sal
  • 1 vaso de vino blanco o jerez
  • 50 gr. de setas por persona
  • Un poco de agua se se nos quedara seco.

Preparación:

  1. Limpiamos las setas, hay gente que lo hace con un trapo húmedo, yo aunque coja más líquido, prefiero bajo el grifo porque lo que no quiero es arena.
  2. En una cacerola se pone en el fondo el aceite y se cubre con aceite, hay que tener cuidado porque el pollo suelta mucha grasa así que no hay que pasarse.
  3. Hacemos una cama sobre el fondo con el hinojo y la cebolla cortado en rodajas.
  4. Encima se ponen los trozos de pollo, los salpimentamos, yo utilicé los cuartos traseros del pollo de corral y sus alas, el laurel, los ajos enteros sin pelar .
  5. El truco de este plato está en rehogar bien el pollo a fuego fuerte, con cuidado de que no se queme, hasta que coja un color dorado.
  6. Se añade el vino blanco y las setas, que soltarán bastante agua, pero si nos da miedo que se queme podemos añadir un poco, rectificamos de sal y dejamos que se haga a fuego suave hasta que pinchamos el pollo y el líquido que salga sea transparente.

Mar y montaña, chuletas de cerdo con zamburiñas a la marinera


Los mar y montaña me gustan mucho, son platos típicos de Cataluña o yo los he comido casi siempre allí, el de hoy es muy sencillo y sabroso, además se aprovecha una receta que ya conocemos, se puede hacer con zamburiñas, almejas o chirlas, así que imaginación al poder.

chuletas de cerdo con zamburiñas1 chuletas de cerdo con zamburiñas2 chuletas de cerdo con zamburiñas3

Ingredientes para 3 personas:

Preparación:

  1. Majamos los ajos y el perejil en el mortero
  2. Frotamos las chuletas con el majado y lo dejamos reposar
  3. Preparamos las zamburiñas a la marinera
  4. En una cazuela con aceite caliente freímos las chuletas por ambos lados y salpimentamos.
  5. Añadimos las zamburiñas a la marinera
  6. Dejamos que se haga todo en la cazuela, por espacio de 15 minutos, hay que estar vigilando que no se quede sin salsa, si viéramos que se empieza a quedar seco, añadimos un poco de agua.

Cochinillo asado


cochinillo

 

Hay asados que personalmente me sorprenden lo complicados que parecen y lo sencillos que son, para mi el cochinillo ha sido todo un descubrimiento a repetir muchas veces.

Ingredientes  4 ó 5 raciones:

  • Medio cochinillo
  • Manteca de cerdo ibérico
  • 1 ajo
  • perejil
  • sal
  • 2 hojas de laurel
  • agua
  • vinagre
  • papel de hornear

Preparación:

  1. Pre-calentamos el horno sin la rejilla, ni la bandeja.
  2. Limpiamos el cochinillo con agua y lo secamos .
  3. Lo sazonamos y le hacemos incisiones con un cuchillo.
  4. Derretimos un poco de manteca en un recipiente   (yo lo hice en el micro-ondas)
  5. Pincelamos por dentro y por fuera al cochinillo.
  6. Ponemos el cochinillo en la rejilla del horno, con la piel hacia abajo y lo condimentamos con el ajo y el perejil picado.
  7. Cubrimos las orejas con papel de hornear, no suelo utilizar papel de aluminio pero también valdría, con esto intentamos que no se quemen.
  8. Metemos la bandeja del horno con agua y las hojas de laurel partidas, el agua no puede tocar el cochinillo, si lo hiciera no saldría crujiente, de ahí que por un lado se ponga el agua y por otro la carne.
  9. Introducimos el cochinillo en el horno, tal y como lo tenemos, con la piel sobre la rejilla a unos 180º durante una hora.
  10. Transcurrido el tiempo le damos la vuelta y supuestamente debería estar otra hora, en mi horno fueron dos y algo más. Lo que sí es importante es que transcurrida unos 45 minutos pincelemos con vinagre el cochinillo y que le subamos la temperatura, esto es lo que hará que tenga un bonito color dorado y que salga crujiente.

Importante conocer muy bien el horno y saber calcular el tiempo que necesitamos.

De todas las recetas que leí la que más me gustó fue:

RecetasNet

Pulpo a feira


El mejor pulpo se toma en el interior de Galicia, dicen que en Orense, por lo visto en O Carballiño, aunque seguro que en mucho más sitios porque las pulpeiras van moviéndose de feria en feria , tienen su ruta establecida puesto que cada pueblo tiene su día, los 5, los 21 y así se van con su olla de cobre poniendo a prueba sus dedos, es increíble que no tengan quemaduras de tercer grado en sus manos después de coger al pulpo hirviendo.

pulpo a feira

Pero si no se tiene la olla de cobre, unas manos de amianto y el el mar Atlántico cerca también se puede hacer un pulpo a feira decente:

Ingredientes:

  • 1 pulpo
  • 3 patatas
  • pimentón de la vera
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal gruesa
  • 2 hojas de laurel
  • Monedas de cobre bien limpias

Preparar:

  1. Congelar el pulpo durante varios días, así que esta receta requiere de previsión.
  2. Una vez descongelado limpiar bien los tentáculos, boca, ojos, …
  3. Poner en una olla unas monedas de cobre o algo de este metal, unas hojas de laurel rotas y agua a hervir.
  4. Cogemos el pulpo y lo asustamos, esto es lo metemos y sacamos del agua hasta que los tentáculos se ricen (3 veces), de esta manera no perderá la piel.
  5. Dejamos que se cueza en agua hirviendo durante 35 minutos, aunque esto dependerá del tamaño, si lo pinchamos y está blando estará listo.
  6. En otra olla cocemos las patatas.
  7. Dejamos reposar el pulpo unos minutos en la olla.
  8. Cortamos con tijeras los tentáculos,  y servimos con aceite de oliva de la mejor calidad, pimentón de la vera y sal.
  9. Acompañamos con las patatas con el mismo aliño.

* La cabeza también se come pero va en gustos.

** Las patatas se pueden cocer en el agua de hervir al pulpo, a mi me gustan preparadas a parte.

El Maceira al cuarto de los ratones


Este año le he pedido a los Reyes muchas cosas para el blog, recetas, de momento ya tengo unas cuantas en la recámara, muchos vinos y actualizar la lista de restaurantes.

Los restaurantes que hayan perdido esencia, bajado calidad, …,  se libran de un especial de “pesadilla en la cocina”, pero se van a quedar en el cuarto de los ratones y ahí de momento se ha metido por méritos propios el Maceira.

La última vez que fui probé el lacón, que estaba cortado con fiambrera y más seco que la mojama, el pulpo muy regular y unos berberechos que traían más conchas vacías que con bicho, a parte de la manía que tienen de colocarte en una mesa enana para rentabilizar al máximo el espacio, a las tres personas que fuimos a cenar nos decepcionó bastante.

Una pena, antes no es que fuera una maravilla, pero estaba bien para ir de vez en cuando a tomarte una tapa, un arroz caldoso o incluso una ración de pulpo, en fin no sé si sería un mal día pero lo dejo en el cuarto de los ratones recapacitando.

Feliz Año!!! mis mejores deseos para todos.

Especial Navidad


Como todos los años la Navidad me pilla un poco despistada, pero ya está aquí, a la vuelta de la esquina, justo después de que se acabe el mundo Maya o como opinan otros, se produzca un cambio de energía, a ver si es a positivo que con tanta negatividad nos vamos a terminar dando calambre. Hoy se me ha ocurrido  felicitarle a una persona la Navidad y me ha dicho que no estaba para tonterías, tal cual, estamos fatal y como sigamos así, nos va a visitar el fantasma de las Navidades pasadas, presente y futuras, como en el cuento.

Por mi parte este año habrá cochinillo y cordero que, obviamente, todavía no están preparados pero aquí os voy a ir poniendo algunas recetas que os pueden venir bien para disfrutar en familia de estos días, no perdamos la ilusión:

Esta receta la saqué del blog de David García www.teayudoacocinar.com, muy recomendable.

picantones rellenos

picantones rellenos de uvas

picantones rellenos de uvas

picantones rellenos de uvas

picantones rellenos de uvas

Barcelona gastronómica. Semproniana


Cada visita a la ciudad Condal me trae un nuevo descubrimiento gastronómico, no en vano hay mucha tradición culinaria y mucha estrella Michelín, esta vez el listón lo he dejado muy alto.

Semproniana

El restaurante Semproniana pertenece a Ada Parellada y ya solo por conocerla merece la pena visitar esta antigua editorial, es una persona que irradia vitalidad, aconseja, explica cada plato y los adapta a tus gustos, doy fe  a mi me cambió una salsa por otra.

Yo comí pisos de patata con butifarra negra y pavo, que a mi es una carne que ni fu ni fa pero por aquello de que estamos casi en Navidad pues me arriesgué, todo riquísimo, pero  el pescado era lo más de lo más, éste lo pesqué de otro plato claro, de postre una tarta de chocolate negro, no se puede pedir nada más, bueno sí la receta de los ajos confitados que te ponen de aperitivo pero me imagino que eso ya es abusar.

Al medio día tiene un menú por 15,30€ a elegir entre cuatro o cinco primeros y cuatro segundos, por la noche también dispone de opción menú por 20€ o por 30€ además de la carta claro está.

Y para poder comprobarlo por uno mismo aquí dejo su dirección:

Roselló 148 Barcelona
Tel. 934 531 820

semproniana@semproniana.net

Tarta tatin de cebolla roja


A medida que uno va creciendo su ocio va cambiando, cuando tienes 20 sales todos los días que tu economía te lo permite y lo importante es lo que viene después de la cena, como si se tratara de un viacrucis te vas arrastrando de garito en garito y muchas veces te pilla el día  por el camino.

Creces un poco, empiezas a trabajar, es el único momento de tu vida en el que realmente tienes pasta, aunque tu ilusamente piensas que la cosa va a ir a más  y quedas para cenar, vas al restaurante que te recomiendan, te tomas la copa en el garito de moda y te vuelves a casa más tieso que la mojama, pero no importa porque tus compañeros de piso son tan majos que se hacen cargo de todas tus facturas, pero claro no vas a vivir toda la vida con tus padres.

Luego está esa edad difusa  definida por la hipoteca o alquiler en la que se empieza a ser anfitrión sin tener idea de como funciona un horno y tienes que dar de comer a tus amigos que llevan tantos años como tu yendo a cenar y beber y hay que reconocer que estamos muy mal influidos con tanta tapa de diseño y deconstrucción, son unos expertos gourmets y con mucho sentido del humor del error ajeno,  lo mismito que haces tú cuando vas a sus casas, así que ahí va una receta sencilla para todos esos valientes que toman el mando de sus fogones.

Tatín de cebolla

Tatín de cebolla

Ingredientes:

  • 1/2 kilo cebollas rojas
  • 4 cucharadas de mantequilla
  • 6 cucharadas de azúcar
  • 3 cucharadas de vinagre
  • tomillo
  • sal
  • pimienta
  • masa de hojaldre con forma redonda

Preparación:

  1. Precalentamos el horno a 180º
  2. En una sartén que pueda ser cubierta con la masa de hojaldre y metida en el horno, ponemos el azúcar y la mantequilla a fuego medio hasta que se disuelva el azúcar, añadimos la cebolla y la rehogamos a fuego lento para que quede caramelizada.
  3. Añadimos el vinagre y el tomillo, salpimentamos y rehogamos hasta que se evapores el líquido.
  4. Cubrimos la sartén con el hojaldre, que quede bien cerrada.
  5. Horneamos hasta que se dore, dependerá de cada horno y dejamos reposar 10 minutos.
  6. Le damos la vuelta poniendo un plato encima de la sartén como si fuera una tortilla y giramos sin miedo.

Receta sacada del libro de Cocina francesa de Parragon Books Ltd

Tortilla deconstruida


Hace poco hice un curso de tortillas en Apetit’Oh, para aquellos que les guste la cocina es un taller en el que puedes hacer monográficos y luego cenarlos con una copita de vino, un buen plan, yo ya llevo dos.

tortilla deconstruida

tortilla deconstruida

Una de las tortillas que nos enseñaron fue esta que está muy bien para sorprender en una cena a tus amigos.

tortilla deconstruida1

tortilla deconstruida1

Ingredientes:

  • 1/2 patata por persona
  • 1 huevo por persona, pueden ser de codorniz
  • 1 cebolla morada para cada cuatro personas (250gr)
  • 2cucharadas de mantequilla y un poquito más.
  • sal
  • pimienta
  • 1.5 cucharada de vinagre y un poco más
  • 3 cucharadas de azúcar

Preparación:

  1. Cocemos las patatas con piel y las pelamos.
  2. Cortamos la cebolla morada en juliana.
  3. En una sartén ponemos la mantequilla y el azúcar a fuego medio
  4. Añadimos la cebolla, removemos de vez en cuando y dejamos que se haga hasta que esté dorada, 10 ó 15 minutos.
  5. Añadimos el vinagre, salpimentamos y dejamos que que se evapore el líquido, apagamos.
  6. Escalfamos los huevos, se pueden hacer en agua hirviendo con vinagre, añadimos unas gotas en el huevo también, con una espátula hacemos círculos en el agua, echamos el huevo y lo arrincorramos para que se termine de hacer, o la versión que hago yo, que me resulta más sencilla. Huevos pochados
  7. Machacamos la patata con mantequilla, la salpimentamos y distribuimos en vasitos.
  8. Añadimos un poco de cebolla en cada vaso
  9. Coronamos con el huevo escalfado al que le romperemos la yema para que caiga y le añadiremos unos cristales de sal.

París era una fiesta


La plaza de los Vosgos es la más antigua de París, en ella fue herido y muerto Enrique II, el médico de su mujer por lo visto había predicho el accidente. La viuda mandó demoler esta plaza.

plaza de los vosgos

plaza de los vosgos

Su mujer se llamaba Catalina y mientras que su marido estuvo vivo su papel fue secundario, la soberana era la amante del rey, Diana de Poitiers, mujer brillante, financiera y obsesionada por no envejecer, en su búsqueda por el elixir de la eterna juventud se atiborró a oro, lo cual por lo visto le aportaba una piel pálida y con cierto halo ¿precursora del hilo de oro?

Catalina no era una mujer apocada, más bien todo lo contrario, se trataba ni más ni menos que de Catalina de Médicis, su médico era el mismísimo Nostradamus, que por lo visto le preparaba horóscopos, como en los periódicos,  por no hablar de sus profecías.  Fue madre de Margarita de Valois (la Reina Margot) cuyo marido, Enrique de Navarra, cambió tantas veces de religión que hizo célebre la frase de “París bien vale una misa” y de nuestra Isabel de Valois, la mujer favorita de Felipe II a la cual acusó su madre de estar demasiado españolizada.

plaza de los vosgos 2

plaza de los vosgos 2

París de esa época debía ser una fiesta de intrigas palaciegas, ahora el Marais es un barrio obligatorio en una visita a la ciudad de las luces y si se quiere comer por la zona podemos ir a Le Tabarin, un lugar agradable, con buena música, muy amables y platos ricos aunque la carta no es muy extensa, yo tomé foie grass y confit de canard, pero también se pidió queso, pescado y suprema de pollo, para beber vino y todo por 108€, cuatro personas que eso en París es más que bien.

21 rue amelot, paris

75011 París

http://www.letabarin.fr/